icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

PORTADA

  • 10

    Marisol Toriz |

    mtoriz@apeditorial.com.mx Directora editorial y Web de Diálogo Ejecutivo, periodista especializada en la IF con 11 años de experiencia en el desarrollo, dirección y coordinación de proyectos editoriales cubriendo las fuentes de salud, negocios, tecnología y asuntos regulatorios, principalmente; además de ser responsable de la gestión de sitios Web y envíos de emailing. Su alma mater es la Universidad Nacional Autónoma de México y ha tomado diversos seminarios y cursos de periodismo especializado, herramientas digitales, liderazgo, comunicación, ventas y relaciones humanas en la Universidad Panamericana, La Salle, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, Google y Dale Carnegie Training.

    Pandemia en un mundo hiperconectado

    01 July 2020
    Nos encontramos en uno de los momentos más prometedores para encontrar soluciones que permitan transformar la capacidad para tratar y/o curar algunas enfermedades que más impactan a las personas. Algo que no sería posible sin avances tecnológicos, los cuales han demostrado tener un impacto importante en el manejo y descubrimiento de enfermedades, o bien, reunir datos de fuentes diferentes y proporcionar una visión unificada en tiempo real, ya sea sobre pacientes, ciudadanos o empresas.
     
    Pese a que no es la primera pandemia que sufrimos, sí estamos en una etapa diferente a las anteriores, pues hoy vivimos en un mundo hiperconectado con un gran número de descubrimientos tecnológicos. Con base en ello podría considerarse a la tecnología como una herramienta de ayuda para salvar vidas en los hospitales y demás instituciones de atención médica para contener brotes, al mismo tiempo que permite reducir pérdidas económicas por la disminución de la producción y el comercio. En el contexto actual, los desarrollos tecnológicos han ayudado a evaluar la pertinencia y viabilidad de proyectos para enfrentar la contingencia desde diferentes vertientes como la proveeduría oportuna de equipo, el mantenimiento necesario para su operación, la capacitación a los profesionales de la salud, entre otros. A continuación, algunos de los esfuerzos.
     

    INNOVACIONES TECNOLÓGICAS

    Testeos masivos

    En la lucha por aplanar la curva epidemiológica, ha destacado la cantidad de test disponibles por cada millón de habitantes y la velocidad en la identificación de pacientes infectados con y sin síntomas. De ahí que múltiples países implementaran:
     
    • Estaciones de testeo tipo túnel de autolavado para facilitar su acceso en tiempo récord y evitar
    que personas potencialmente infectadas salieran de sus coches.
    • Test de inmunoensayo por hora.
    • Test de química clínica.
    • Pruebas urgentes y de rutina en un sólo equipo sin interrupción.

    Virtualización de datos

    Las pandemias como la reciente por COVID-19 se vuelven difíciles de abordar cuando la información necesaria no está disponible para los médicos en el punto de atención, ya que no permite a los tomadores de  decisiones determinar con rapidez cómo contener el brote y frustra ciertos esfuerzos para mitigarlo. Entre los principales problemas está el que la información necesaria se encuentra dispersa en diversas fuentes de datos, o bien, si éstos se conjuntan en una vista integrada, no son de ayuda si no llegan a tiempo. Para tratar a un paciente, los médicos necesitan la información cuando ingresa a emergencias, desde sus síntomas, su historial médico y cualquier alergia a alimentos o medicamentos.
     
    Por su parte, a nivel industrial, las empresas necesitan saber cómo su capacidad de producción puede verse afectada en un lugar determinado cuando hay escasez de empleados o materias primas, o si el gobierno les ordena cerrar. Ante estos escenarios surgieron métodos de integración de datos como la virtualización que consolida el acceso a los datos y los entrega en tiempo real a cada usuario con base en sus requerimientos para facilitarle la toma de decisiones. Con base en esta solución: las empresas biofarmacéuticas han podido adecuar de forma eficiente sus líneas de producción y logística, acelerar el descubrimiento de una vacuna; las instituciones de investigación entregar detalles de sus protocolos; los hospitales conocer los diagnósticos de los pacientes y gestionar su infraestructura.
     

    Avances en robótica

    Aquí podemos hablar de dos vertientes que surgieron o se incrementaron con las órdenes de distanciamiento social y las restricciones de quedarse en casa, en principio, el ámbito empresarial tuvo que reconfigurar sus líneas para acelerar el suministro médico de insumos para la salud y satisfacer las demandas para enfrentar la pandemia.
     
    La venta de robots enfocados al sector salud tuvieron un aumento de 50% en 2019, de acuerdo con la Federación Internacional de Robótica, pero en la actualidad han tenido una mayor demanda para manejar materiales críticos y ayudar con las entregas en estos tiempos de COVID-19, con base en ello ABI Research espera que el mercado global de robótica móvil crezca a 23 mil millones de dólares para 2021, además de que los robots se integrarán a una amplia gama de aplicaciones y mercados como en los entornos hospitalarios.
     
    Empresas como DHL Supply Chain en alianza con Blue Yonder lanzaron una plataforma en la nube de Microsoft Azure para acelerar la implementación de la robótica en almacenes, a través de la estandarización. Con ella han logrado reducir, por ejemplo, en un almacén de Madrid, los tiempos de integración en 60% (estiman podría llegar a 90%), al mismo tiempo que da una mayor flexibilidad para seleccionar e integrar diferentes proveedores de robótica en una sola solución.
     
    Con más de 2,000 almacenes en la cadena de suministro de DHL, la automatización y robótica colaborativa le permiten hacer procesos operativos más flexibles, ergonómicos y atractivos para sus empleados, al remplazar actividades monótonas, repetitivas y sobre todo extenuantes. Han expresado que el objetivo no es sustituir a los empleados, sino asignarles tareas más atractivas e interesantes.
     
    Además, en aras de una robótica más flexible, fácil de instalar, de menor costo y más colaborativa se ha impulsado el crecimiento de cobots con vehículos guiados automáticos y robots móviles automáticos para la gestión de la cadena de suministro, industrias de atención médica y fabricación. Universal Robots señala que los cobots están diseñados para apoyar y mejorar la eficiencia de los trabajadores, es decir, darle un apoyo adicional, no para reemplazarlo.
     
    El otro ámbito en este tema es el uso de robots para tratar pacientes, ya que a través del uso de un robot de telepresencia llamado A-NIMO, en Monterrey, Nuevo León, médicos del Hospital San José realizan consultas de manera remota con habitantes diagnosticados con COVID-19. De esta manera evitan el riesgo de contagio a más personas y ahorran insumos. El robot mide 1.6 metros de altura, cuenta con cámaras, altavoz y seis micrófonos, mismos que permiten al personal médico tener una visión amplia de la habitación del paciente e interactuar con él. El dispositivo es controlado desde una computadora a través del movimiento de un mouse.
     
    Inteligencia artificial
     
    Dado el rápido avance que ha tenido el virus SAR-CoV-2 a nivel mundial ha sido imprescindible para la comunidad científica, médica y de salud contar con soluciones de inteligencia artificial (IA) y en la nube. Por ejemplo, IBM puso a disposición de investigadores de salud, médicos y científicos de todo el mundo, de forma gratuita sus soluciones enfocadas a:

    • Simplificar la búsqueda de información. 

    Para ayudar a los investigadores a acceder a datos estructurados y no estructurados rápidamente, ofrece un recurso de investigación de IA basado en la nube que ha sido entrenado en un corpus de miles de artículos científicos, contenidos en el COVID-19 Open Research Dataset, preparado por la Casa Blanca y una coalición de grupos de investigación y bases de datos licenciados de DrugBank, Clinicaltrials.gov y GenBank. Esta herramienta utiliza su IA avanzada, permite a los investigadores consultar colecciones específicas de documentos y extraer rápidamente conocimientos críticos de COVID-19.

    • Ayudar en la búsqueda de tratamientos.

    IBM creó una nueva metodología de IA generativa que puede identificar con rapidez nuevos péptidos, proteínas, fármacos candidatos y materiales; esta tecnología permite identificar 3,000 nuevas moléculas pequeñas como posibles candidatos terapéuticos (las moléculas están bajo una licencia abierta), los investigadores pueden estudiarlas con una nueva herramienta interactiva de exploración molecular, para comprender sus
    características y su relación con COVID-19 e identificar candidatos que puedan tener propiedades potenciales para ser rastreados en el desarrollo de fármacos.
     
    Además, su plataforma Funtional Genomics está disponible de forma gratuita durante la pandemia para descubrir las características moleculares de los genomas virales y bacterianos, este repositorio y herramienta de investigación basada en la nube  incluye genes, proteínas y otros objetivos moleculares de organismos virales y bacterianos secuenciados en un sólo lugar con conexiones calculadas previamente, para ayudar a acelerar el descubrimiento de los objetivos moleculares necesarios para la creación de drogas, el tratamiento y desarrollo de pruebas.

    • Proporcionar información sobre medicamentos y enfermedades. 

    Los médicos y profesionales de la salud en la primera línea de atención tienen acceso gratuito a cientos de materiales curados y basados en evidencia sobre COVID-19 y contenido de enfermedades infecciosas de IBM Micromedex y EBSCO DynaMed. También pueden proporcionar a los pacientes folletos educativos simples con información médica práctica y relevante. es una de las bases de datos de referencia más grandes para información de medicamentos. proporciona contenido clínico, incluye revisiones sistemáticas de la literatura sobre 28 especialidades para temas integrales sobre enfermedades, afecciones de salud y hallazgos anormales, para temas altamente enfocados en evaluación, diagnóstico diferencial y administración.
     
    Además, en conjunto con la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía Torácica implementó un nuevo agente virtual con IA, basado en Watson Assistant for Citizens e implementado por A3, para proporcionar a los ciudadanos respuestas ágiles a sus preguntas sobre COVID-19 (recomendaciones de salud, orientación, pruebas y otras solicitudes) 24/7, a través del sitio web de la sociedad. Cabe mencionar que el agente fue entrenado por neumólogos y expertos de IBM para proporcionar información oficial verificada.
     
    En el rubro de otras soluciones de IA para optimizar la productividad ante el nuevo coronavirus podemos mencionar su aplicación en bots para tareas repetitivas y que los empleados se centren en otras actividades más complejas, creativas o cualificativas, por ejemplo, en áreas de atención al cliente, se implementaron multiples bots conversacionales (callbot o chatbot) para moderar conversaciones,
    enviar correos electrónicos, etcétera.
     
    Tal vez el vhatbot más utilizado sea el de la Organización Mundial de la Salud (WHO Health Alert) implementado para proporcionar información actualizada del nuevo coronavirus y liberar así centros de llamadas para que puedan atender los casos más graves o ayudar a quienes requieren una atención más personalizada.
     

    Respaldo a la investigación clínica

    La captura electrónica de datos ya no es suficiente para los ensayos clínicos de hoy en día, debido a que los datos de los pacientes en los ensayos clínicos fluyen a un ritmo rápido, a un volumen más amplio y provienen de nuevas fuentes de información como son los weareables. Para hacer frente a este desafío, Oracle Health Sciences presentó Clinical One Data Collection Cloud Service, un servicio que captura datos de cualquier
    fuente (formularios, sensores de los weareables, aplicaciones para pacientes, registros electrónicos de salud y laboratorios, entre otros) en una única plataforma unificada, así redefine la forma en que la tecnología respalda la investigación clínica para mejorar la eficiencia y ayudar a acelerar la entrega de terapias de vanguardia.
     
    Ya se utiliza en procesos aleatorios independientes, la gestión de suministros de ensayos y se espera ahora en la recopilación de datos permita reducir no sólo los plazos de creación de la base de datos, sino también los plazos de bloqueo, ambos críticos en los ensayos clínicos. De esta manera, ofrece la posibilidad de construir un estudio completo en semanas, en lugar de meses, y los cambios a mitad del estudio o los posteriores a la producción pueden hacerse en tiempo real sin un largo proceso de migración como hasta ahora se hace.
     
    Al tener la información integrada, los centros y equipos de estudio aseguran un panorama más completo de la experiencia del paciente y de la seguridad y eficacia de la terapia de investigación, lo que les permite tomar mejores decisiones.
     
    Debido a que es una plataforma unificada, los sitios pueden aleatorizar, dispensar medicamentos y recoger datos de los pacientes en un sistema. Clinical One ya se está en uso en toda la industria para muchos ensayos centrados en tratamientos y vacunas contra COVID-19.
     

    Drones y robots

    Dado que los virus afectan a los humanos, este brote pandémico ha demostrado la importancia del uso de maquinaria autónoma como robots y drones para apoyar las actividades de prevención y tratamiento sanitario. Por un lado, con ayuda de drones se puede desinfectar las calles y demás espacios abiertos, mientras que los robots basados en luz UV podrían ser muy útiles para desinfectar hospitales, transporte público y otros espacios cerrados.
     
    Además de su utilidad para la entrega de alimentos o medicamentos colaboran con la reducción del contacto humano para evitar más contagios. Ejemplos de estas prácticas fueron los robots que implementaron FedEx y Amazon Scout para sus entregas, mientras que empresas como Keenon Robotics donó cientos de sus robots para proteger al personal médico y lanzó un robot teledirigido semiautomático que transporta medicinas y alimentos a zonas aisladas dentro del hospital; otro de sus robots cuenta con reconocimiento de voz e IA.
     

    Aplicaciones

    La app móvil C19-Pass  desarrollada por Minsait, fue creada para apoyar a la reincorporación a la nueva normalidad, por lo cual incluye lo siguiente:
     
    • Una app para empleados, una para los equipos de seguridad y otra aplicación web corporativa, todas actúan de forma coordinada mediante IA, para facilitar a los profesionales el autodiagnóstico, un nivel de riesgo de exposición y la comprobación de temperatura, proporcionándoles mejor conocimiento de su estatus de riesgo personal y mayor capacidad para mejorar sus acciones de prevención y autocuidado.
     
    • Asimismo, permite a la empresa aplicar protocolos de reincorporación, gestionar desplazamientos, controlar acceso a las instalaciones, optimizar el uso de espacios y dotarse de una mejor capacidad de actuación frente a las situaciones de riesgo.
     

    Sensores clínicos

    Los termómetros infrarrojos, cámaras termográficas y anteojos inteligentes han permitido identificar de forma fácil y rápida posibles casos, dado que uno de los principales síntomas es la fiebre.
     
    Han sido implementados tanto en lugares públicos como en algunos hospitales para reducir el contacto. El reconocimiento facial se adaptó a las necesidades actuales para garantizar su continuidad y operatividad aún con el uso de mascarillas faciales como son los cubrebocas que se implementaron como medida sanitaria, así identifican a las personas aunque tengan la mitad del rostro cubierto, pero también detectan a quienes no portan una mascara de protección en los lugares donde se determinó su uso obligatorio. Este tipo de solución fue muy recurrida en aeropuertos internacionales, donde también se implementaron cámaras termográficas
    para detectar temperatura de los pasajeros de una manera no intrusiva.

    Servicios de geolocalización

    Este tipo de servicios ha formado parte de las estrategias al permitir conocer la movibilidad y el procesamiento del historial de viajes para contener la propagación de la infección, a veces en tiempo real. Sin embargo, manejar estas grandes cantidades de datos también implica un reto en términos de confidencialidad por posible filtración de datos personales o mal uso de éstos.
     
    En el caso de la Ciudad de México, en el servicio 911 se instaló un protocolo especial ante el nuevo coronavirus basado en el uso de videollamadas con previo consentimiento del usuario; una vez conectados, el operador de los Centros de atención puede transferirlo con un médico, quien con base en una serie de preguntas determinará si la persona debe acudir a algún hospital. Esto es posible con la tecnología de Carbyne,
    un proveedor mundial de servicios de geolocalización en situaciones de riesgo con presencia en más de 15 estados del país.

    Telemedicina

    Dado que la rutina de casi todas nuestras actividades ha tenido que ser modificada, incluida la consulta médica que no es de urgencia, algunos especialistas han preferido guardar la sana distancia por seguridad de
    los pacientes y propia, pero sin descuidar el seguimiento de ellos con ayuda de equipos como estetoscopios digitales, cámaras de otoscopio, dermascopios o de alcance intraoral. Para ello, han recurrido a la telemedicina para hablar con sus pacientes por videollamadas, aunque la examinación del paciente es limitada sí han podido obtener su historial clínico e, incluso, en algunos hospitales como el Houston Methodist, sus plataformas les permiten cargar estudios de rayos X, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas, etcétera, para que las evalúen y dar las siguientes recomendaciones.
     
    En México, han sido variadas las plataformas de médicos las que han implementado también las videollamadas para brindar consultas a los pacientes, quienes requieren un seguimiento puntual (por ejemplo quienes
    padecen diabetes, obesidad, hipertensión u otra enfermedad crónica, así como las mujeres embarazadas, los pacientes pediátricos y geriátricos, etcétera) o buscan una segunda opinión en diagnóstico de enfermedades graves, sin necesidad de exponerse a riesgos de contagio de COVID-19 en estos momentos.
     
    Firmas como Ricoh estiman que el valor del mercado latinoamericano de telemedicina crecerá 17.2% este año y alcanzará una cifra récord de 2,500 millones de dólares, es decir, más del doble de su valor en 2015.

     

PORTADA

publicidad Promo Lateral
icono-flecha