icono-facebook icono-twitter icono-Google icono-Linkedin
publicidad

PORTADA

  • 10

    Marisol Toriz |

    marisoltb0411@gmail.com Directora editorial y Web de Diálogo Ejecutivo, periodista especializada en la IF con 13 años de experiencia en el desarrollo, dirección y coordinación de proyectos editoriales cubriendo las fuentes de salud, negocios, tecnología y asuntos regulatorios, principalmente; además de ser responsable de la gestión de sitios Web y envíos de emailing. Su alma mater es la Universidad Nacional Autónoma de México y ha tomado diversos seminarios y cursos de periodismo especializado, herramientas digitales, liderazgo, comunicación, ventas y relaciones humanas en la Universidad Panamericana, La Salle, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey, Google y Dale Carnegie Training.

    Afectación económica y vacunación

    01 January 2020

    La economía mundial podría perder hasta 9.2 bdd si los gobiernos no garantizan el acceso de las economías en vías de desarrollo a las vacunas contra la COVID-19

     
    Para nadie es un secreto el fuerte impacto que ha tenido la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 a un año de su surgimiento. En retrospectiva, los repuntes renovados en los países a través de los viajes transfronterizos destacaron las limitaciones de los cierres específicos de cada país en una pandemia global. Especialistas señalan que un bloqueo coordinado a nivel mundial en la primavera y el verano de 2020 podría haber contenido la pandemia. Esto habría ganado tiempo para que los responsables políticos invirtieran en procedimientos de prueba y rastreo de contactos.
     
    Sin embargo, un año después del brote, los responsables políticos se encuentran nuevamente en la encrucijada de una decisión crítica, esta vez con respecto a la coordinación global de la fabricación y distribución de las vacunas en todo el mundo, pues esta pandemia ha modificado la vida de las personas y la economía de los países, por lo cual las recientes aprobaciones, distribución y aplicación de las primeras vacunas contra la COVID-19 parecen dar oportunidad a la mitigación de los contagios, con lo cual podría venir la recuperación económica, social y de salud a nivel mundial.
     
    No obstante, empieza a haber escasez de las mismas y a notarse un acceso desigual a la inmunización entre los países. Por un lado, las economías desarrolladas han seguido una política encaminada a asegurar el suministro mundial de las vacunas a su población, mientras que los mercados emergentes tienen un acceso más limitado a ellas.
     
    Una de las razones de dicha inequidad es que la plataforma Access to COVID-19 Tools Accelerator, creada para permitir el acceso equitativo a las pruebas, los tratamientos y las vacunas para esta enfermedad, sigue sin recibir fondos suficientes, lo cual limita la capacidad de países en desarrollo para recibirla.
     
    LOS RIESGOS DEL ACCESO LIMITADO
    Bajo este contexto, el International Chamber of Commerce realizó el estudio The economist case for global vaccinations, donde destaca los principales riesgos para la economía mundial de seguir el desigual acceso a las vacunas.
     
    Una de las principales conclusiones de esta investigación apunta que ninguna economía podrá recuperarse completamente de la pandemia por COVID-19 hasta que las vacunas sean accesibles para todos los países.
     
    Mediante un modelo económico-epidemiológico de redes de producción y comercio internacionales se calibró el modelo para 65 países y 35 sectores, los resultados sugieren que:
    • La pérdida del PIB global por no inmunizar a todos los países, en relación con un contrafactual de las vacunas globales, es mayor que el costo de fabricar y distribuir vacunas a nivel mundial.
    • Estas pérdidas afectan también el financiamiento y los donativos para que otros países puedan adquirir vacunas.
    • Irónicamente, hasta 53% de los costos económicos globales de la pandemia en 2021 correrán a cargo de las economías avanzadas, incluso si logran la vacunación para la mayoría de su población.

     

    LAS ECONOMÍAS AVANZADAS QUE LOGREN VACUNAR A TODOS SUS CIUDADANOS CORREN EL RIESGO DE UNA RECUPERACIÓN LENTA Y AFECTACIONES EN SU PIB SI LA INFECCIÓN CONTINÚA PROPAGÁNDOSE EN LOS MERCADOS EMERGENTES
     
    Esto se debe a que las economías avanzadas están estrechamente conectadas con socios comerciales no inmunizados, es decir, un gran número de mercados emergentes y economías en desarrollo, por lo tanto, las devastadoras condiciones económicas en estos países bajo la pandemia en curso también pueden causar un lastre no despreciable para los países desarrollados que accedan a la vacunación.
     
    Aunque los costos relativos de las economías avanzadas son menores que los de las emergentes como porcentaje de su PIB, su tamaño más grande implica que soportan alrededor de 40% de los costos globales totales y los costos relativos aumentan proporcionalmente a su exposición a socios comerciales no vacunados. De ahí que Tedros Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, y Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, señalaran: “Ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos estén a salvo”.
     
    NINGUNA ECONOMÍA SE RECUPERA COMPLETAMENTE HASTA QUE TODAS LAS ECONOMÍAS LO HACEN
     
    La pandemia también actúa como un factor negativo en lo que se refiere al suministro porque la producción en todos los países se ve afectada por los trabajadores enfermos y los cierres, así que la vinculación internacional vuelve a jugar en contra.
     
    El estudio demostró que, si un país tiene acceso a la vacuna y sus socios comerciales no, el primero experimentará una recuperación sombría con un lastre para su PIB por dos razones:
    1. Las exportaciones de una nación no pueden recuperarse por completo mientras exista una débil demanda externa de los países que aún sufren la pandemia.
    2. Las importaciones de bienes finales y/o intermedios de este país también se ven afectadas cuando los países proveedores no se recuperan completamente de la pandemia, lo que a su vez disminuye la capacidad de producción del país.
     
    Las industrias utilizan insumos de una variedad de otras, de manera que los vínculos sectoriales internacionales forman relaciones complejas entre los países y, si se ignoran, se podrían subestimar los costos económicos relacionados con la COVID-19.
     
    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos reveló que el valor total del comercio mundial el año pasado fue de 18 billones de dólares (bdd), de los cuales 10.6 bdd lo constituyeron productos intermedios, es decir, 59% del comercio mundial en 2015. Una prevalencia tan alta de productos intermedios refleja la creciente prominencia de las cadenas de valor mundiales, de acuerdo con el Banco Mundial, así que la escasez de mano de obra e insumos intermedios tendrá un efecto inmediato en la producción.
     
    Incluso, si los países más desarrollados eliminan los costos internos de la pandemia gracias a las vacunas, los costos que soportan debido a sus vínculos internacionales estarían en el rango de 0.2 bdd y 4.5 bdd, dependiendo de la solidez de sus vínculos comerciales y de producción.
     
    Con base en un modelo económico-epidemiológico que incorpora los efectos de la pandemia a través de vínculos de producción (exportación e importación), se consideraron tres escenarios:
     
    • ESCENARIO 1
    Si el país A está completamente vacunado y quiere exportar al país B, que no está completamente vacunado, las exportaciones del país A serán menores en comparación con el contrafactual donde el país B también fue inoculado.
     
    • ESCENARIO 2
    Si el país B reduce su producción debido a trabajadores enfermos, cierres o interrupciones en sus propias importaciones de bienes intermedios de otro país no vacunado C, esto reducirá las importaciones totales al país A provenientes de los países B y C, con relación al contrafactual de que ambos países también estuvieran vacunados.
    • ESCENARIO 3
    Cuando los insumos de diferentes países-sectores no se pueden distribuir entre los sectores del país A se generan costos económicos más altos para el país A. Por ejemplo, si la industria de la construcción en el país A importa acero del país B no vacunado, y la industria manufacturera del país A importa acero de otro país vacunado D, cuando las importaciones de B bajan, la industria de la construcción no puede pedir prestado acero a la industria manufacturera.
     
    En general, las economías avanzadas pueden soportar hasta 53% de los costos globales en 2021, un porcentaje mucho mayor a los 38 mil millones de dólares de costo de fabricación y distribución de vacunas a nivel mundial.
     
    Después, si se consideran estas especificaciones con tres escenarios de vacunación y encierro podría suceder lo siguiente:
     
    Escenarios probables Resultados
    1. Los países más desarrollados se vacunan inmediatamente, pero los emergentes no, por lo tanto, la dinámica de la pandemia en los países en vías de desarrollo no vacunados retroalimenta la recuperación económica de las economías avanzadas, a través de shocks de oferta y demanda. 1. Las pérdidas del PIB agregado global oscilan entre 2.9 y 4.8 bdd, depende de las especificaciones basadas en la configuración de los shocks de exportación e importación. De estos costos agregados, las economías avanzadas sufren un rango de 0.5 a 2.1 bdd.
    2. Las decisiones de bloqueo dependen de la capacidad de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos de los países. Una vez incorporados los bloqueos endógenos, la oferta de insumos producidos por los países emergentes disminuirá aún más, mientras que su demanda de exportación de las potencias mundiales se fortalecerá a medida que los bloqueos reduzcan el número de infecciones en los países en vías de desarrollo. 2. Aunque los costos derivados del canal de exportación disminuyan, los costos derivados de los canales de importación aumentarán. En este escenario, las pérdidas totales oscilan entre 1.5 y 9.2 bdd, con 0.2 a 4.95 bdd de los costos asumidos por los países más desarrollados.
    3. Se permite una distribución gradual de las vacunas en todos los países y se mantienen los bloqueos endógenos, 50% de la población de los países emergentes están vacunados a finales de 2021 y hay una disminución universal en los países desarrollados. 3. Las pérdidas se mitigan para las tres especificaciones, ya que las vacunas también están disponibles en los países en vías de desarrollo. Las pérdidas agregadas en este escenario son de 1.48 a 4.4 bdd, de los cuales 0.4 a 2.4 bdd de las pérdidas son asumidas por las economías avanzadas.
     

    CONCLUSIONES

    La distribución mundial equitativa de vacunas es, sobre todo, una responsabilidad ética y humanitaria y una asignación equitativa de ellas sería la solución óptima también desde una perspectiva económica, con lo cual el bienestar global se maximiza. El desarrollo de este estudio demuestra que las vacunas pueden mitigar los impactos mientras que los retrasos en la disponibilidad mundial de vacunas aumentan el número de víctimas.
     
    Para minimizar los costos económicos internos de la pandemia, se requiere el impulso coordinado a nivel mundial para la producción y distribución de la vacuna contra COVID-19. Evidentemente, las naciones emergentes tienen más en juego si se retrasa la entrega de vacunas eficaces. No obstante, los países más desarrollados tienen fuertes incentivos económicos para eliminar la pandemia en sus socios comerciales, a fin de lograr una recuperación más rápida interna.
     
    Las economías avanzadas pueden soportar entre 31 y 53% de los costos económicos mundiales, depende la flexibilidad del uso de insumos importados en todas las industrias.
     
    En ausencia de una coordinación global, los países que contengan con éxito el virus seguirán en la lucha, mientras los demás países no lo consigan. La globalización podría haber amplificado los efectos de la pandemia, pero también es necesaria una distribución equitativa de las vacunas porque es la única forma de que las economías abiertas con vínculos internacionales tengan una recuperación sólida. 
     
    En una economía global y un mundo hiperconectado, las interdependencias económicas de los países implican que el lastre económico de un país tiene graves consecuencias inmediatas para los demás. Las pérdidas económicas de la pandemia sólo pueden mitigarse mediante una coordinación multilateral que garantice el acceso equitativo a vacunas, pruebas y tratamientos.

     

PORTADA

publicidad Promo Lateral
publicidad
icono-flecha